miércoles, 4 de mayo de 2011

Y llegó a mí de nuevo

Y por fin volvió a mi el calor y la luz del sol, en un día nublado de mi mente. En los que un personaje, al que nunca pude poner rostro, apareció entre una niebla de pensamientos; aclarando ideas y sentimientos. Mis esperanzas y sueños, se fusionaron en un deseo, y mandaron llegar a mí, a un ángel desde el cielo.

Por fin pude ser la elegida, aquella que pedía clemencia; la que entre lágrimas, veía pasar el tiempo...

El encuentro era inevitable, te mandaron con razones...

Resistir la esencia era imposible, aunque la mente, a veces "perra", nos diga "no"; cuando realmente se quiere, se desea, nunca consigue el propósito. Pues mis actos, por qué sino; son estos y no otros, son el universo que veo a través de tus pupilas, son el tacto de cada beso; es la esencia de ti lo que lleva a ser mi droga. Y todo en tan poco tiempo...

Y por fin volvió a mi el calor y la luz del sol, en un día nublado de mi mente...