domingo, 4 de abril de 2010

Una solución incomprensible


Me adentré en mis pensamientos,y volví a recordar aquellas palabras que ví ante mí,que se contradecían con aquellas que salían de tu boca.Y me preguntaba una y otra vez lo mismo...

¿Cúando?,¿qué me pasa?,y lo más importante,¿por qué?

¿Qué es lo que había cambiado para que mi mente fuera otra?

Me diste la solución,con la facilidad que se da a un problema de matemáticas;tan exacta y sin duda,que volví a no entender las cosas.

Definitivamente,decidí que las cosas siguieran tal cual;pues prefiero que aún haya algo,a que no haya nada;ya que no solo depende de mí...

No hay comentarios:

Publicar un comentario